Cambiar tamaño de la fuente



 Menú

 Navegación

Índice general
Buscar
Mensajes nuevos
Sus mensajes
Mensajes sin respuesta
Temas activos

Registrarse
Identificarse

 Usuarios

Lista de Usuarios
El equipo

 Ayuda

FAQ
FAQ BBcodes
Términos de uso
Política de Privacidad











Publicar un nuevo temaPublicar una respuesta Página 2 de 3   [ 22 mensajes ]
Ir a página Anterior  1, 2, 3  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: Re: Amantes de la historia.
NotaPublicado: 30 Ago 2012 17:45 
Moderador Global
Avatar de Usuario

Registrado: 05 Ene 2012 00:54
Mensajes: 748
Ubicación: Apadrinado en Bilbao.
La batalla de los Campos Cataláunicos. Parte II

El preludio :
Los hunos vieron pronto la posibilidad que se les presentaba ante sus ojos. Eran un pueblo nómada, y aunque las tierras en las que se habían instalado eran óptimas para sus condiciones de vida (mares de hierba para sus caballos, grandes espacios abiertos para defenderse...etc.), habían oído hablar de las prodigiosas riquezas del tal "Imperio Romano".
Tal es así, que pronto empezaron sus campañas de saqueo y extorsión. Los legados imperiales, impresionados por las nuevas técnicas de guerra de los asiáticos, corrieron a parapetarse tras las murallas de su capital.
Los sucesivos emperadores de Oriente de principios del siglo V , consiguieron contentar a los hunos con algunos tributos, pero pronto la situación se empezaría a hacer cada vez más opresiva : Los hunos veían en los romanos una vaca de grandes ubres a la que exprimir sin límite, y además, contaban entre sus filas con un nuevo jefe, mucho más ambicioso que sus sucesores , un nombre que en los próximos años sería sinónimo de muerte : Atila.
Independientemente de los problemas en el este , el Imperio Occidental tenía un auténtico caos que solucionar, y no estaba en condiciones de ayudar a sus vecinos.
Los visigodos, después del saqueo de Roma, habían atravesado los Alpes, instalándose en las regiones más prósperas del Imperio de Occidente : el centro y sur de la Galia , y norte de Hispania.
Por si fuese poco, la ley de Murphy se aliaba contra los desdichados romanos, y en el dia de Navidad de 406 D.C., el Rhin se heló, y todas las tribus germanas apelotonadas a su lado Norte, atravesaron el río helado, sin encontrar ninguna resistencia, configurando un nuevo mapa de Europa, sin poder efectivo del Imperio en gran parte de él.
Tal es así que en el primer decenio del siglo V, encontramos a los Francos en las orillas del Sena, a los Borgoñones en la zona oriental de la Galia, a los Alanos (sí, aquellos a los que los hunos habían expulsado del sur de Rusia hacía casi un siglo ) en el valle del Loira, Suevos en el extremo Noroeste de la península ibérica y así infinidad de pueblos.
Mención especial merecen los Vándalos, que se atravesaron de Norte a Sur toda la Galia, y más tarde toda la Hispania, hasta situarse en lo que hoy conocemos como Andalucía ( Vandalucía , de ahí viene el término que los árabes utilizaron para denominar dicha tierra , la tierra de los vándalos ).
Más adelante, la administración romana consiguió persuadir a los vándalos de que abandonasen el sur de Hispania para trasladarse al Norte de África.
Allí, pensaban ellos, estarían aislados en una tierra muy pobre, y los romanos recuperarían una tierra muy valiosa.
Craso error. Los vándalos, una tribu germánica que jamás había tenido contacto conocido con el mar, se convirtieron de la noche a la mañana en auténticos piratas del Mediterráneo, y además capturaron los puertos importantes de la antigua zona de Cartago ( leptis Magna, etc. ), cortando, como comentaba al inicio del hilo, el suministro de trigo a toda la población de occidente.
Gensérico, su líder, fue uno de los más enconados enemigos de Roma, a la que despreciaba abiertamente. Vivió cerca de 80 años, con la felicidad del que ha visto a su pueblo saquear la gran ciudad de su enemigo (2º saqueo de Roma) .
Gensérico odió en vida a los romanos y a todo lo que representase Roma, incluída la Iglesia Católica.
Fue también un gobernante eficiente y sensato, que supo explotar al máximo los recursos de los que disponía.

Con el mapa de Europa deshecho, parecía que los únicos que podían plantar cara a los hunos, eran los ejércitos imperiales del este, pero reservaban fuerzas tras las murallas de Constantinopla, negociando con Atila tributos cada vez más onerosos y humillantes.
Por otra parte, el vulnerable ejército de Occidente, establecía como podía, en manos de su comandante , Flavio Aecio, débiles alianzas que obligaban a los nuevos pueblos instalados en territorio romano a luchar entre sí.
Aecio utilizaba a los propios hunos ( de los que fue rehen en su niñez ), contra los coléricos visigodos, a estos contra los francos,etc.
Todo valía para mantener el , cada vez más perjudicado, status quo del imperio.

A esta delicada situación llegamos, cuando se produce en Oriente una sucesión que marcaría el devenir de Europa y de la Historia.
El rey huno Rua ( o Rugila ), fallece, dejando como sucesores a Atila ( que ya se había destacado anteriormente, por su ambición y temeridad ), y a su hermano Bleda. Este fallece al cabo de un tiempo de un “accidente” ( Se sospecha que lo mató el propio Atila, pero esto nunca se ha demostrado ).

Atila no duda y comienza a extorsionar aún más a los Imperios, tal es así que finalmente los romanos, cansados del chantaje, salen al encuentro de Atila, en los limes ( fronteras ), de los dos imperios. Atila destroza los Balcanes, en sucesivas campañas, y devasta Europa del este, derrotando a todo ejército que se le planta delante.
Atila, además de un guerrero, es también un hombre de estado, y como tal, comprende que necesita alianzas si no quiere acabar destruido, con tantos enemigos como se han buscado los hunos. Poco a poco, va ejerciendo su labor diplomática y empieza a traer, con diferentes técnicas ( chantaje, amenazas, promesas….) a hérulos, ostrogodos, esciros….

La situación para Roma es ya insostenible.
Con el comercio devastado, las vias de comunicación y de comercio cortadas por la extraordinaria movilidad de las tropas hunas, atrincherados tras las murallas, y sin oro con el que sobornar al insaciable bárbaro, entiende que la única salida posible es acabar con los advenedizos del este.

Ahí empieza la labor de unos de los mejores diplomáticos y políticos de la historia antigua : el ya mencionado Flavio Aecio.
Aecio se encarga de unir el odio que ha despertado con la crueldad huna a diversos pueblos agraviados : Francos, Borgoñones, Alanos….
Como Némesis a la labor diplomática que realiza Atila, unos pueblos se posicionan con los hunos, y otros, con los romanos en su contra.

Llegado a este punto, y con las fuerzas aparentemente igualadas, se produce un descalabro político digno de ejemplarizar la decadencia de los que gobernaban el Imperio , de la estulticia de los endogámicos emperadores.
Con toda Europa en el filo del cuchillo, la hermana del emperador de Occidente (Valentiniano III) , Honoria, - agraviada por el asesinato de su amante, y recluída por su hermano en un convento - , le manda una misiva al caudillo huno, junto con su anillo, proponiéndole matrimonio para “ser rescatada”.
Al bárbaro esta noticia le viene de perlas, pues así puede comenzar una guerra en un nuevo territorio ( Imperio occidental ), y abandonar el punto muerto al que se le ha visto forzado desde el imperio Oriental , con el corte de los tributos, sin quedar resentido su orgullo.

Pero aún quedan dos incógnitas, que más tarde se verá como fueron decisivas para el desarrollo de la guerra que se avecinaba: Los visigodos, y los vándalos, de los que ya he hablado. Estos dos pueblos eran en su época, las dos potencias que desequilibrarían la balanza en un lado o en otro.

Los visigodos, en principio, eran más proclives a Roma que a los hunos, pero por otra parte entendían que esta guerra no les afectaba a ellos, por lo que en principio se negaron a participar. Fue la excelente labor de los parlamentarios de Aecio la que hizo al rey Visigodo Teodorico, decantarse por hacer la guerra junto a los romanos y contra los hunos. Aecio ganó a un poderosísimo aliado, con el que había jugado en el pasado. Los visigodos no tenían en efecto, mucho que ganar en esta guerra, pero sí mucho que perder, de producirse una victoria de Atila. Todavía conservaban el recuerdo del exilio de sus antepasados.

Por otra parte, estaba los vándalos. Con estos Aecio ni siquiera lo intentó , pues sabían del enconado odio de su líder, Gensérico, hacia Roma.
Además, aún mayor era el odio que los vándalos y Visigodos se profesaban mutuamente, debido a rivalidades tribales, alianzas, etc. La sola idea de combatir juntos codo con codo hubiese hecho reir a cualquiera en aquella época.
Por tanto, la prioridad de Aecio era, ya que no iban a luchar a su lado, que no lucharan en su contra.
Atila intentó atraer a su lado a Gensérico con promesas de riquezas, tierras, etc. Pero Gensérico , que como hemos dicho antes, era un gobernante prudente, no picó en el anzuelo , pues sabía que se exponía a la destrucción absoluta, cuando en realidad, en la costa africana y dominando el mediterráneo, poco tenía que temer, aunque sí muchas migajas que recoger cuando acabase la carnicería.

Esta pues, ya todo preparado para la que sería la mayor de las batallas en siglos anteriores y venideros.

Los protagonistas de la batalla
:
- Flavio Aecio : Comandante de los ejércitos imperiales. Un verdadero hombre de estado . Pasó parte de su infancia como rehén político de los hunos, de los que aprendió sus costumbres, su filosofía, y su forma de luchar. Aunque no era originario de Roma, ni siquiera de la península itálica, fue conocido como “El último de los romanos”, por su templanza y vigor, por su filosofía y estilo de vida. Estuvo enemistado durante gran parte de su vida con Gala Placidia, matriarca de la casa imperial de Occidente, incluso sufrió cárcel y exilio por ello, pero supo reponerse, forjar alianzas políticas y convertirse en imprescindible para su patria. Tras la batalla, murió asesinado por el propio Emperador Valentiniano, envidioso de su triunfo.

- Atila : Rey de los hunos. El señor de la guerra más importante de todos los tiempos. Devastó Europa con sus ejércitos , instauró una nueva forma de guerrear y su recuerdo mantiene vivo uno de los peores recuerdos de la humanidad cristiana. A pesar de su supuesta crueldad, se dice en realidad que era un hombre austero, muy fiel con los suyos y de extraordinario valor en el campo de batalla ( algo insólito en un Rey ). Tras la batalla, siguió hostigando a los Imperios, llegando incluso a las puertas de Roma, de las que se tuvo que retirar tras exigir un gran tributo , y debido a una epidemia de peste que asoló a su ejército. Fue bautizado como “El azote de Dios” . Murió en una de sus numerosas noches de bodas , ahogado en su propia sangre.

- Teodorico : Monarca de los Visigodos. Prudente y taciturno. Pugnó con los romanos durante toda su vida, pero en la gran batalla luchó junto a ellos para evitar un mal mayor. Aunque falleció en la batalla, fue determinante en el resultado de la misma, y dejó a su pueblo un legado post-mortem : el pueblo de origen germano mejor situado para controlar los restos del Imperio Romano. Favor que más tarde perderían sus sucesores frente a los Francos, debido a su resistencia a abjurar del arrianismo y abrazar el catolicismo, la religión de Estado.

_________________
¿Quis custodiet ipsos custodes?
¿Quién vigilará a los vigilantes?


Última edición por Juankar el 30 Ago 2012 17:49, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil Enviar mensaje privado  
 
 Asunto: Re: Amantes de la historia.
NotaPublicado: 30 Ago 2012 17:49 
Moderador Global
Avatar de Usuario

Registrado: 05 Ene 2012 00:54
Mensajes: 748
Ubicación: Apadrinado en Bilbao.
La batalla de los Campos Cataláunicos. Parte III
La Batalla : Con Romanos, Visigodos, Francos y Alanos por un lado, y Hunos, Ostrogodos, Hérulos y Gépidos por otro, las cartas estaban sobre la mesa, y Atila no dudó.
Retrasando su visita conyugal a la infame Honoria, Atila se dirigió al corazón de la Galia, al corazón del imperio de Occidente, a Aurelia (Orleáns). No sin antes saquear e incendiar ciudades como Metz o Amiens.
La táctica es sencilla : Se situaban al borde las murallas y gritaban “Rendíos y no moriréis”. El miedo hacía el resto. Los defensores abrían, y morían. Y sin gastar una sola flecha.
Debido a la devastación que sufrieron las ciudades galas, y a la crueldad empleada por los ejércitos hunos en las mismas, fue aquí donde se bautizó a Atila como “El azote de Dios”. Del mismo modo que se creyó que César era un Dios, Atila también era una divinidad, o un instrumento de la misma como penitencia a los pecados de los cristianos.
Ni qué decir que a Atila este mote le encantó, pues , como todo dictador, vive del miedo, y este apelativo no servía sino para aumentar el temor racional que su fama le otorgaba.

Así llegó una avanzadilla del ejército huno a las puertas de Aurelia, ciudad que en ese momento estaba bajo el mando de los Alanos. Uno de los lugartenientes de Atila, Edecon , fue el bárbaro encargado de dirigir el asedio.
Pero los mensajeros de Aecio, ya se habían encargado de llevar a la ciudad la cruel historia de destrucción que había llevado a cabo el ejército de Atila, así que la resistencia fue obstinada.
El ejército huno no disponía de maquinaria ( ni tecnología para construirla ) , para el asedio, así que tras matar a todo aquel defensor del borde exterior de las murallas que se puso a tiro, volvieron grupas a informar a Atila.
Se reunió a toda velocidad con Atila en la explanada de los Campos Cataláunicos ( cerca de la actual Chalons ) , dejando atrás a la infantería de sus aliados Hérulos y Ostrogodos, que fueron masacrados por la caballería franca, que, tras ayudar a los alanos en el sitio de Orleáns, había salido en persecución de los hunos.

Mientras tanto, Aecio llegaba por el sur con todo el grueso del ejército. Al dia siguiente correría sangre, mucha sangre….

El ejército romano, estaba principalmente compuesto por infantería pesada (cuerpos de élite romanos), y un escueto cuerpo de caballería alaude, infantería ligera, compuesta principalmente por Alanos, Francos y Visigodos. La caballeria pesada, y poderosísima, estaba a cargo de los Visigodos.
Como se ve, estos últimos tenían un peso importantísimo dentro de la formación.

El ejército huno esta sin embargo , principalmente compuesto por caballería ligera, encabezada por los propios hunos ( arqueros de élite ) y ostrogodos.
Disponía también de una infantería ligera a cargo de los pueblos más débiles ( esciros , hérulos…etc).
Los romanos tomaron la iniciativa en el planteamiento del escenario de la batalla.
La carga de los Francos permitió que la infantería destinada a obstaculizar los movimientos romanos quedase fuera de juego.
Roma aprovechó la ocasión, y su cuerpo de infantería pesada, tomó una colina cercana al punto de batalla. Este era un punto estratégico importante, pues además de dominar el plano de la batalla, y poder dirigir la estrategia, era un gran punto de defensa para que el flanco más débil aguantase el empuje huno.
Ganada esta partida, Aecio situó a los Visigodos en el ala derecha, a los Francos en la retaguardia y a los Alanos en el frente central de batalla, reservándose el ala izquierda para la infantería pesada y la caballería alaude, dominando la colina.

Atila sabía que en esta batalla no se podía limitar a atacar y huir , repitiendo esta táctica hasta destrozar al enemigo , al que le llovían las flechas desde una distancia inaudita sin posibilidad de contraataque. Debía destruir por completo el ejército de Aecio si quería dominar el Imperio Occidental y aislar al Oriental.

Para ello, puso a sus magníficos jinetes hunos en el frente de batalla, sabiendo que su poder ofensivo podría decidir el curso de la batalla, rompiendo la línea de los Alanos, y aislando para aniquilar por separado, a Romanos y Visigodos.
Frente a los romanos, que ya dominaban la dichosa colina, situó los restos de infantería ligera de hérulos, gépidos y ostrogodos. Y frente a la caballería visigoda, puso a sus jinetes ostrogodos.
Con esta táctica, Atila dejaba bien a la clara, que su intención en las alas no era vencer, sino aguantar. Para vencer, y romper la línea, ya estaban sus hunos, sin duda los mejores guerreros de toda la batalla, y en los que más confiaba.

Con las tropas ya colocadas , Atila lanzó su temido grito de guerra, y como era de esperar, sus hunos atacaron directamente a los Alanos.
Estos, que ya habían sufrido lo suyo en la defensa de Orleáns, aguantaron un solo instante la embestida, pero al rato, empezaron a flaquear.
Se llegaba a la situación que Aecio tanto había temido, la posible deserción de estos bárbaros de los que tan poco se fiaba.
Pero Aecio era previsor.
Es por ello que justo detrás había colocados a los Francos en la retaguardia, justo detrás de los Alanos. Así cortaba su retirada ; los Alanos se encontraban en una trampa , tendida por su propio comandante en jefe. Sólo podían hacer dos cosas : Luchar, o morir.

La línea central parece que cedía a favor de los hunos, pero las alas aguantaban.
Por un lado, Visigodos y Ostrogodos se batían en pequeñas escaramuzas, y por el otro, la infantería ligera de Gépidos y Hérulos, se estrellaba una y otra vez contra la muralla de infantería pesada roma, y se agotaba subiendo una y otra vez la colina, para ser rechazados.

La batalla estaba en un punto crucial, y faltaba muy poco para que todos los esfuerzos diplomáticos de Aecio se quedasen en nada, y los hunos dominasen Europa por los siglos de los siglos.
Pero Roma aún se guardaba un as en la manga, y aquí entró en acción el rey Visigodo y sus guerreros. Estos, empezaron a cargar una y otra vez, y en una de las escaramuzas, su rey Teodorico cayó muerto.
En el mismo campo de batalla, los soldados nombraron a su hijo Turismundo nuevo rey, y este, sin llorar la muerte de su padre, reorganizó a su ejército, y cargó salvajemente contra la caballería ostrogoda, inflingiéndole innumerables pérdidas.
Mientras tanto, al otro lado de la colina, los romanos estaban destrozando la infantería de la coalición de bárbaros, y llegado a este punto, con sus dos alas deshechas, Atila se vio rodeado, por una parte, los Visigodos persiguiendo a los ostrogodos ( estos últimos ya , huyendo en desbandada ), y los romanos de la otra ala, bajando la colina para rematar los restos de la infantería ligera huna.

Llegado a este punto, increíble a sus ojos, el guerrero nunca vencido, ordenó volver al campamento donde esperaban sus mujeres, retirándose del campo de batalla, con unas pérdidas inasumibles.
Ordenó preparar una pira, y rodear el campamento de carretas, para una última defensa antes de que su cuerpo se consumiese en las llamas. Esperando lo peor, se quedó Atila. Con un ejército vencido para protegerle, y rodeado de enemigos , los mismos enemigos con los que él no había tenido piedad….

Pero entonces, ocurrió lo inesperado.
El nuevo Rey Visigodo, Turismundo, se retiró de la batalla, ya sabiéndose vencedor , y el propio Aecio tampoco le persuadió para que se quedase. Una vez más, Aecio se revelaba como el fino estratega que siempre había sido : jugando con coaliciones, destruyendo alianzas a su interés, todo con un fin único , salvaguardar la unidad de Roma.
Aecio sabía que los grandes vencedores de la batalla no habían sido los romanos, sino los visigodos, esos confederados con los que tantas veces habían guerreado.
Negándose a la destrucción absoluta del ejército de Atila ( algo que sin duda y en ese momento, esta en su mano ), Aecio daba un golpe maestro, asegurándose el poder jugar con un enemigo más debilitado.
Si Aecio hubiese destruido el ejército huno, los Visigodos serían sin duda los nuevos dueños de Europa. De este modo, el resultado de la batalla ha sido importante, pero no concluyente. Los hunos siguen ahí, amenazantes, pero debilitados en cuanto a número de bajas, y sobre todo en cuanto a moral. Los romanos consiguen mantener su status de árbitro de Naciones. Los visigodos salen reforzados, pero siguen teniendo rivales, y sobre todo, siguen necesitando a Roma.

_________________
¿Quis custodiet ipsos custodes?
¿Quién vigilará a los vigilantes?


Arriba
 Perfil Enviar mensaje privado  
 
 Asunto: Re: Amantes de la historia.
NotaPublicado: 30 Ago 2012 17:52 
Moderador Global
Avatar de Usuario

Registrado: 05 Ene 2012 00:54
Mensajes: 748
Ubicación: Apadrinado en Bilbao.
La batalla de los Campos Cataláunicos. Parte IV

Las consecuencias : La victoria de Aecio permitió un último aliento a un Imperio agonizante en todos los sentidos. En menos de 25 años, el Imperio de Occidente caería oficialmente. Y digo oficialmente, porque de facto ya estaba muerto desde hace muchos años. Sin embargo, esta batalla representa el pundonor del pueblo romano, y su lucha por mantener el orden establecido, aunque sólo fuese en apariencia.
El premio de Aecio por haber librado a Europa de su mayor amenaza foránea en 900 años no fue otro que la muerte, a manos del mismo emperador que, encerrado en su palacio, no sabía de la suerte que corría su Imperio, salvo por las misivas que le llegaban del propio Aecio.
En el hecho de que Honoria, la hermana del emperador, aceptase, e incluso desease ( comprometiendo la seguridad del Estado, enviándole su anillo a Atila ), a un bárbaro como esposo, no es más que un reflejo de los nuevos tiempos que corrían en el Imperio. Hace sólo dos siglos, era imposible que un romano patricio aceptase unirse en matrimonio a un bárbaro. Sin embargo, la paulatina incursión de extranjeros en el ejército, sumado a las sucesivas invasiones del Imperio por parte de estas gentes, hicieron que los romanos aprendieran a convivir con estos pueblos, no tan diferentes a ellos.
El hecho de que en esta batalla, bárbaros y romanos luchasen contra otros bárbaros por la cohesión del Imperio, deja bien a la clara, que si bien estos últimos desprecian al Imperio caído, no aceptan otra forma de gobierno que no sea la promovida por los Imperios. Esta idea, sería renacida tres siglos después por el Imperio Carolingio, cuyo germen fueron los Francos. Los mismos Francos que combatieron junto a Aecio, los mismos que se convirtieron al catolicismo, los mismos que trataron de emular el glorioso pasado de Roma.
Los visigodos, fueron poco a poco perdiendo terreno ante sus vecinos, y finalmente hallaron la frontera entre ambos poderosos pueblos en los Pirineos, conformando en parte, los actuales estados europeos que hoy en día todos conocemos.

En cuanto a los hunos, ese terror venido del este, ese terror fomentado sin duda por lo desconocido, por ese pensamiento intrínseco e irracional que poseemos todos los seres humanos, dejaron una impronta inconcebible para el poco tiempo que estuvieron asentados en Europa.
La verdad es que hicieron mucho en muy poco tiempo, y a menudo lo que hicieron fue imposible de borrar de la mente de los europeos de la época.
Aunque Atila murió al cabo de dos años después de la batalla, le dio tiempo a reconquistar el honor perdido en el campo de batalla, asolando Italia entera.
Se hizo pintar un mural en la catedral de Milán, junto al de los emperadores, y se dice de él que era un hábil político y orador.
Aunque es normal que los romanos viesen en él a un monstruo, seguramente Atila actuaría acorde a su status de Rey de muchos otros Reyes.
Aunque – según Jordanes – en la batalla de los Campos Cataláunicos Atila comandaba a 500.000 guerreros ( cifras poco probables, pese a la magnitud de la batalla ), seguía siendo un nómada, un austero rapiñador que envolvía en oro a sus seguidores mientras él bebía en una copa de madera. Seguía siendo un huno, una lección que los romanos habían olvidado de sus antepasados.
A diferencia de los otros bárbaros, a los hunos no les interesaba el Imperio, y mucho menos formar parte de él. Veían antinatural que un hombre se encerrase en cuatro paredes y un techo , o viviese en un enjambre de casas, como los insectos, teniendo el cielo abierto ante sus ojos, y los mares de hierba para cabalgar a lomos de sus caballos…
Consideraban débiles a los romanos, y no entendían que un ciudadano tuviese que trabajar para pagar sus deudas o dar de comer a su familia, si podía obtener de la naturaleza ( o de otros seres humanos ) , todo aquello que necesitaban.
Este “naturalismo” de los hunos estaba totalmente contrapuesto con la idea de orden “urbi et orbi” promulgada por el Imperio y su Iglesia. Es por ello que Atila haya pasado a la historia como uno de los más crueles caudillos, y sus hunos como los más crueles paganos que hayan pisado la faz de la tierra, cuando en realidad, todos los pueblos han matado, engañado y saqueado a lo largo de la historia.
Después de la muerte de Atila, los restantes hunos se fueron diluyendo en sucesivas batallas contra sus ex aliados ( Ostrogodos, hérulos, esciros….) , y desaparecieron de la faz de Europa tan rápido como llegaron.
Sólo nos quedan de ellos los escritos de Prisco y Jordanes, y el nombre de la actual Hungría (Hunuguri), lugar de asentamiento estable de los hunos en Europa.
Aún así, la historia de los hunos ha llegado a nuestros ojos y oídos, gracias a aquellos mismos que le temieron en su día. Ha llegado de forma oficial, con los escritos citados antes, y ha llegado a través de la sabiduría popular, con los cantares de gesta. En el poema épico germano “El cantar de los Nibelungos” , Etzel, no es otro que el propio Atila, representado como un ser cruel y avaro. Atila también está presente en otros cantares propios del Norte de Europa, donde su influencia fue mayor. Más adelante, vemos semejanzas en novelas modernas, por ejemplo en El señor de los Anillos, donde existen algunas semejanzas : El terror que viene del Este, la historia del anillo, la alianza entre Rohan y Gondor es prácticamente un calco de la de romanos y visigodos ( El rey de Rohan, que además representa la caballería , y para colmo se llama Theoden – Teodorico ) ,etc.
Es un consuelo para los miles de muertos que su gesta no caiga del todo en el olvido.

Fin.

_________________
¿Quis custodiet ipsos custodes?
¿Quién vigilará a los vigilantes?


Arriba
 Perfil Enviar mensaje privado  
 
 Asunto: Re: Amantes de la historia.
NotaPublicado: 30 Ago 2012 20:38 
Experto en Seguridad
Avatar de Usuario

Registrado: 29 Jun 2012 20:12
Mensajes: 1759
Ubicación: España
Juankar escribió:
Bueno, como no he encontrado la manera de colgar el archivo completo, voy a intentar colgarlo por partes....

La Batalla de los campos cataláunicos. Parte I

Situémonos : Siglo V d.c. , el Imperio Romano de Occidente agoniza. La pérdida del norte de África a cargo de los vándalos ( productora del grano que se importaba en Roma y las provincias occidentales ), una sucesión de lamentables emperadores, el deterioro de las redes comerciales en el Mediterráneo, y el empuje de los bárbaros, han llevado a el Imperio Romano a una situación desesperada en todos los sentidos.
El problema ya venía de lejos, y con el fin de poder administrar mejor el imperio ( extenso ), Diocleciano había dividido en dos partes el Imperio Romano: Por una parte, situaríamos al imperio romano de Occidente, que comprendía la península itálica, la Galia, Hispania y el Norte de África. Su capital , en principio sería Roma; aunque más tarde sería trasladada : Mediolanum (Milán), o Ravenna.
Por otra, el de Oriente, que incluía toda la península balcánica, la Panonia ( Actual Hungría ), Grecia, Egipto, y las provincias de Asia Menor. Su capital, Constantinopla, era prácticamente inexpugnable: con una fila de 3 murallas concéntricas, impedían cualquier asalto por medios tradicionales, y además se garantizaban una doble salida en caso de sitio ( A un lado Asia, al otro Europa, y en medio la actual Estambul, cruzada por el Mar de Mármara ).
El imperium, llevaba años cambiando el sistema de levas para el ejército. De los primeros romanos (ciudadanos libres, procedentes del Lacio ) que iban a luchar por su tierra , sus Dioses y su sistema, poco quedaba ya. De dignos ciudadanos, se pasó a brutales campesinos, y de ellos, a los confederados.
¿Quienes eran los confederados? - Roma siempre supo aprovechar al máximo las cualidades de los pueblos a los que conquistaban. Así adquirió el gladius, o espada corta, proveniente de los guerreros celtíberos, reclutó a honderos baleares, lanceros tripolitanos y jinetes escitas.
Los confederados en definitiva, eran guerreros extranjeros que combatían por el imperio romano , a cambio de un sueldo. En definitiva : mercenarios.
Estos mercenarios, en principio se integraban en unidades homogéneas de auxiliares , como parapeto a las legiones. En especial , las unidades de caballería eran muy codiciadas, ya que eran fundamentales para el desarrollo de las batallas, y en este campo, Roma siempre dejó bastante que desear. Estas unidades gozaban de cierto grado de autonomía dentro del ejército. Aunque sus comandantes obedeciesen al legado de legión, tenía cierto margen de maniobra con respecto a sus soldados, que además conservaban su lengua , sus ropajes, y su "aspecto personal".
Roma se fue nutriendo de estos mercenarios, hasta que prácticamente todo el ejército era "bárbaro".
Estos bárbaros, en principio no querían destruir el imperio, sino ser parte de él. Enriquecerse, gozar de libertad, pero siendo fieles a sus tradiciones ( sistema jurídico propio, religión, etc.). Los bárbaros odiaban , admiraban y temían a partes iguales al eterno imperio.
A menudo surgían disputas, pero habitualmente se conformaban con algo más de autonomía, más dinero, etc. Los bárbaros mantenían la cohesión del Imperio, y lo sabían.

Los antecedentes
Roma llevaba años conviviendo con los federados. Los dos imperios se prestaban tropas en caso de necesidad, aunque desde los tiempos de Constantino no había habido grandes guerras, siempre había alguna escaramuza, y los dos ejércitos se coordinaban con mayor precisión de la que cabe suponer, a pesar de tener que recorrer enormes distancias por vías en pésimo estado ( el mantenimiento se resentía por culpa de las diversas crisis comerciales durante el siglo IV ).
Los dos imperios habían decidido no ampliar más sus fronteras, y sólo se dedicaban a la guerra de mantenimiento de fronteras. Tal es así, que las gloriosas legiones quedaron suspendidas como tal, y pasaron a ser guarniciones, situadas en puestos fronterizos.
Tal es así, que la situación parecía tranquila, y las únicas preocupaciones de los romanos, eran las monetarias.
Entonces, del este, llegó el terror.
Una tribu de las estepas asiáticas, los llamados Xiongnu, habían asolado las tierras chinas durante siglos, forzando a las diferentes dinastias asiáticas a construir un formidable muro, hoy por todos conocido : La Gran Muralla China.
Los Xiongnu, eran nómadas de la estepa mongola que se caracterizaban por la rapiña más feroz. Eran excelentes jinetes, y manejaban el arco de largo alcance con gran precisión. Finalmente, una dinastía poderosa (Han), consiguió derrotarles en sucesivas batallas, y escindirlos como tribu.
Una parte de la poderosa tribu, quedó bajo mando de la dinastía Han ( Ya vemos que en el lejano Oriente también existían los confederados ).
La otra parte, empezó a marchar hacia el Oeste....
Los primeros pueblos europeos en tomar contacto con los Xiongnu, a los que ya podemos llamar abiertamente como Hunos, fueron los Alanos, una rama germánica que se había asentado en las estepas entre el Don y el Volga( actual sur de Rusia-Ucrania ).
El efecto que los guerreros asiáticos tuvo en la guerra conocida en Europa fue como meter un cuchillo en mantequilla caliente. Los alanos huyeron hacia Germania, su lugar de origen.
Los siguientes en caer fueron los Ostrogodos, otra rama germánica que se había instalado a orillas del Dnieper. Sólo que estos , en vez de huir, se unieron a los invencibles hunos.
El siguiente pueblo germánico a conquistar, eran los poderosísimos Visigodos ( que vivían en las estepas del Dniester, en la actual Ucrania ).
Los soldados visigodos aguantaron heroicamente , pero el empuje de los hunos era, sencillamente imparable. Los visigodos se vieron en la tesitura de elegir entre su tierra y su vida, así que acudieron en demanda de auxilio al poderoso Imperio Romano de Oriente.
El grito de socorro, no pudo ser más alarmante para los habitantes de Constantinopla. Pronto empezaron a llegar rumores de saqueos, violaciones, asesinatos y muertes. Relatos que hablaban de un pueblo capaz de cabalgar 100 millas diarias a lomos de sus pequeños pero resistentes caballos, capaces de atravesar la garganta de un hombre con sus flechas desde más de cien pasos, que además humillaban a los caídos, no respetaban ningún ritual y no tenían normas, ni para la guerra ni para la vida. Su única regla era el sometimiento o la muerte. Su única cualidad, el valor.
Tal es así, que el Imperio de Oriente, se colapsó de pronto.
Se vio en la tesitura de tener que dejar a los Visigodos, (sus más fieles aliados hasta la fecha, ya cristianizados, aunque arrianos, y medio romanizados) en manos de una banda de asesinos desconocidos, o de lo contrario, integrarles dentro de los límites del Imperio, a salvo dentro de sus límites, con el riesgo que suponía, pues los visigodos eran unos 200.000 guerreros.
Optaron por la segunda opción, y se les dieron tierras en la Tracia, junto a la misma Constantinopla. Parecía que el Imperio no tenía muchas más alternativas, sino quería arriesgarse a una guerra.
Pero Roma no estaba dispuesta a mostrarse débil ni por un segundo. Pronto se les impusieron normas restrictivas, impuestos abusivos y reglas de moral a sus nuevos inquilinos.

La situación llegó a su punto límite, y los visigodos se rebelaron.
Partiendo desde su nueva tierra, se encaminaron directamente hacia Constantinopla. Esta reaccionó rápidamente y pidió auxilio a Occidente.
Mientras, el emperador oriental, Valente, salió de sus murallas, decidido a acabar con la amenaza visigoda, con más de 60.000 soldados.
Les cortó el paso a los visigodos cerca de la ciudad de Adrianópolis, en la misma Tracia, y allí presentó batalla a los germanos. Era Agosto de 378 D.C.

El resultado no pudo ser más escabroso para Roma : los Visigodos aplastaron al ejército imperial, y el propio Valente murió en batalla.
Esto dejaba abierta la puerta de todo el imperio para los bárbaros.
Tras algunas escaramuzas y raros periodos de paz, los visigodos atacaron Constantinopla, pero fueron absolutamente inútiles ante sus mencionadas murallas. Así que asolaron Grecia, en busca de tierras más ricas.
En su errático viaje por el Imperio Romano, los visigodos hicieron lo impensable : Saquear Roma (410 d.c.). La ciudad, ya medio olvidada en los últimos tiempos, y carente de esplendor, cayó tras un largo asedio y fue saqueada durante 3 días. Hacía 800 años que ninguna potencia extranjera pisaba suelo de la ciudad eterna. A modo de curiosidad, comentar que durante el saqueo, los Visigodos apenas realizaron destrozos en la ciudad, y es en estos detalles cuando vemos el profundo respeto que Roma inspiraba tanto a aliados como a enemigos.
Mientras tanto, al este de Constantinopla, los hunos se preparaban para hacer la guerra....



Juankar, ya he copiado y pegado sobre un word tu detalle de historia, parece mentira que el hombre a traves de los siglos haya cambiado tan poco, seguimos con la misma agonia por apoderarnos de todo y de someter a los mas debiles.
Lo que si queda claro que nos hemos hecho a base de guerras y conquistas, a cual mas sanguinaria
visigodos, ostrogodos, romanos, otomanos , los hunos ,los alanos,los mongoles etc etc
hoy ,,,,, los americanos, los iranies, los chinos, los israelies,la otan, los rusos etc etc en que hemos cambiado
en la forma de hacer la guerra, solo pensar que en esos tiempos habia ejercitos de 200000 soldados y que ahora mismo españa solo tiene 60000 soldados, como han cambiado los tiempos.

saludos juankar
sigue que yo te sigo.

_________________
Quien cava una fosa, caerá en ella, quien tiende una red, en ella quedará preso.


Arriba
 Perfil Enviar mensaje privado  
 
 Asunto: Re: Amantes de la historia.
NotaPublicado: 30 Ago 2012 21:43 
Moderador Global
Avatar de Usuario

Registrado: 05 Ene 2012 00:54
Mensajes: 748
Ubicación: Apadrinado en Bilbao.
josepmarti escribió:

Juankar, ya he copiado y pegado sobre un word tu detalle de historia, parece mentira que el hombre a traves de los siglos haya cambiado tan poco, seguimos con la misma agonia por apoderarnos de todo y de someter a los mas debiles.
Lo que si queda claro que nos hemos hecho a base de guerras y conquistas, a cual mas sanguinaria
visigodos, ostrogodos, romanos, otomanos , los hunos ,los alanos,los mongoles etc etc
hoy ,,,,, los americanos, los iranies, los chinos, los israelies,la otan, los rusos etc etc en que hemos cambiado
en la forma de hacer la guerra, solo pensar que en esos tiempos habia ejercitos de 200000 soldados y que ahora mismo españa solo tiene 60000 soldados, como han cambiado los tiempos.

saludos juankar
sigue que yo te sigo.


Supongo que es nuestra naturaleza. El homo sapiens cazador y territorial que todos llevámos intrínsecamente.
La forma de hacer la guerra ha cambiado , y mucho.
Antes cualquier insignificancia significaba una innovación que cambiaba el destino de un pueblo entero, hoy en dia un ejército sin aviación no está en condiciones de invadir ni Andorra.
España tiene 60.000 soldados profesionales, pero en caso de guerra , seguro que combatirían hasta 2.000.000.
Sólo en la Guerra Civil ya hubo 1.000.000 de muertos, y las cifras antiguas, aparte de distorsionadas, hay que comprenderlas.
No eran 200.000 soldados, eran 200.000 guerreros ( Alfareros, agricultores, ganaderos, herreros....que en época de guerra luchaban por su tierra y por su familia ).

_________________
¿Quis custodiet ipsos custodes?
¿Quién vigilará a los vigilantes?


Arriba
 Perfil Enviar mensaje privado  
 
 Asunto: Re: Amantes de la historia.
NotaPublicado: 31 Ago 2012 01:28 
Moderador Global
Avatar de Usuario

Registrado: 02 Oct 2010 01:17
Mensajes: 2533
Ubicación: Barcelona
Excelente, me las voy a leer todas, con tiempo y de a poco, y si me das permiso me gustaría copiarlo en word para tenerlo, desde luego que pondré como referencia que su autor eres tú.

Saludos y gracias por compartir historia y conocimiento.

_________________
Al convertirte en juez de tus propias faltas, poseerás el secreto del dominio de tus pensamientos, ya que habrás atacado al mal en sus orígenes. El mal no entrara jamás por la inteligencia cuando el corazón está sano.
Pitágoras


Arriba
 Perfil Enviar mensaje privado  
 
 Asunto: Re: Amantes de la historia.
NotaPublicado: 31 Ago 2012 08:02 
Sargento
Avatar de Usuario

Registrado: 12 Dic 2010 14:10
Mensajes: 230
Excelente Juankar!

He de decir que me encanta la historia aunque luego me da rabia no acordarme de muchas de las cosas que leo.
Como el resto de tus compañeros, y con tu permiso, me lo he copiado a word y seguiré haciéndolo con el resto de los fascículos.

Muchas gracias de nuevo.


Arriba
 Perfil Enviar mensaje privado  
 
 Asunto: Re: Amantes de la historia.
NotaPublicado: 31 Ago 2012 08:38 
Moderador Global
Avatar de Usuario

Registrado: 05 Ene 2012 00:54
Mensajes: 748
Ubicación: Apadrinado en Bilbao.
Adso y Danillg, contad con mi permiso y bendición para copiarlo. Aún no lo he registrado en la SGAE :lol: :lol: .

A ver si me animo y dispongo de un poquito más de tiempo, y hago otro sobre Gaugamela.

_________________
¿Quis custodiet ipsos custodes?
¿Quién vigilará a los vigilantes?


Arriba
 Perfil Enviar mensaje privado  
 
 Asunto: Re: Amantes de la historia.
NotaPublicado: 31 Ago 2012 16:14 
Experto en Seguridad
Avatar de Usuario

Registrado: 29 Jun 2012 20:12
Mensajes: 1759
Ubicación: España
Juankar escribió:
Adso y Danillg, contad con mi permiso y bendición para copiarlo. Aún no lo he registrado en la SGAE :lol: :lol: .

A ver si me animo y dispongo de un poquito más de tiempo, y hago otro sobre Gaugamela.



Yo , es que soy un cara y me lo he copiado por el morro sin permiso ni nada jajajajajajajajaj

_________________
Quien cava una fosa, caerá en ella, quien tiende una red, en ella quedará preso.


Arriba
 Perfil Enviar mensaje privado  
 
 Asunto: Re: Amantes de la historia.
NotaPublicado: 31 Ago 2012 16:24 
Moderador Global
Avatar de Usuario

Registrado: 05 Ene 2012 00:54
Mensajes: 748
Ubicación: Apadrinado en Bilbao.
josepmarti escribió:
Yo , es que soy un cara y me lo he copiado por el morro sin permiso ni nada jajajajajajajajaj

Cuidado Josep, la larga sombra de Ramoncín pende sobre ti. :lol: :lol:

_________________
¿Quis custodiet ipsos custodes?
¿Quién vigilará a los vigilantes?


Arriba
 Perfil Enviar mensaje privado  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Publicar un nuevo temaPublicar una respuesta Página 2 de 3   [ 22 mensajes ]
Ir a página Anterior  1, 2, 3  Siguiente


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  




Foroseguridad.net 2010-2014
info@foroseguridad.net Profesionales
Foroseguridad.net no se responsabiliza de los comentarios publicados por los usuarios.
Powered by Servicios de marketing online y diseño web
Sistemas de Seguridad y Alarmas